Saltar al contenido
Inicio » Úrsidos osos » Oso pardo, característica y descripción de la especie

Oso pardo, característica y descripción de la especie

Ejemplar de oso pardo, Ursus arctos.
Foto: Ivan PC; Licencia: CC BY 2.0

Zona de origen

El oso pardo es originario de Europa, Asia y América del Norte.


Descripción de la especie

El tamaño de estos animales mamíferos varía según su zona de procedencia y también en función de la subespecie a la que pertenezca, aunque, por regla general, son ejemplares fuertes, robustos y corpulentos.

Destaca su color característico, normalmente el manto es pardo, no obstante, existe una amplia gama de colores, como el crema, pardo claro e incluso con capa de pelo oscura, casi negra.


Costumbres o hábitat

Se adapta a diferentes tipos de terrenos, es decir, puede vivir en praderas, zonas áridas, boscosas e incluso en aéreas más frías. Cuando las temperaturas son bajas, estos animales hibernan.


Alimentación del oso pardo

Su alimentación es muy variada, consumen vegetales, frutas, insectos, mamíferos y pescado, téngase en cuenta sus buenas dotes para la captura de peces, especialmente salmones. Estudios sobre la vida del oso pardo revelan que también pueden llegar a ingerir carroña.


Reproducción

Los machos adultos permanecen alejados de las hembras, éstas suelen ocuparse de sus cachorros, hasta que alcanzan la edad mínima de dos años. La media de cachorros al nacer oscila entre dos o tres oseznos. Son animales bastante longevos, pueden llegar a vivir hasta 30 años.


Denominación común

Brown Bear u oso pardo.


Estado de conservación

Está catalogado por la UICN como animales de “preocupación menor”, es decir se mantiene el equilibrio de la especie y su riesgo de desaparición es bajo, no obstante, se encuentra con ciertas amenazas que pueden peligrar la población de estos animales, como la destrucción del hábitat, caza incontrolada y los cambios climáticos, sobre todo en algunas subespecies en las que la densidad poblacional es mucho menor.


Taxonomía

Dominio: Eukaryota, organismos compuestos por células eucariotas.
Reino: animalia. Engloba organismos cuyas células poseen núcleo, además de ser multicelulares. Los animales adquieren su alimento y energía a través de la materia orgánica. Se reproducen sexualmente. Consumen oxígeno, imprescindible para su subsistencia. No realizan fotosíntesis.
Subreino: Eumetazoa, formados por tejidos gracias a su organización pluricelular.
Filo: Chordata, poseen notocordio o cuerda dorsal, en algunos cordados (inferiores o acranios) se mantiene durante toda su vida.
Subfilo: Vertebrata, la notocorda se transforma en columna vertebral (cordados superiores o craneados).
Intrafilo: Gnathostomata, clados de vertebrados que poseen mandíbulas.
Superclase: Tetrapoda, vertabrados con cuatro extremidades
Clase: Mammalia, la mayoría disponen de glándulas mamarias que les faculta para la alimentación de sus crías.
Subclase: Theria, reproducen crías con feto.
Infraclase: Placentalia o Eutheria, alimentación del feto en el útero de la madre.
Orden: Carnívora, animales adaptados al consumo de carne.
Suborden: Caniformia, garras no retráctiles.
Familia: Ursidae.
Subfamilia: Ursinae.
Género: Ursus.
Especie: Ursus arctos.
Subespecies: En la actualidad se reconocen 16 subespecies.

1 comentario en «Oso pardo, característica y descripción de la especie»

  1. Los osos pardos son la especie de oso que cuenta con la mayor distribución entre todas las especies de úrsido, incluyendo poblaciones en el continente americano, desde el Norte de México hasta Canadá, en Europa y al Norte de Asia. Históricamente, su distribución fue muy amplia en Europa. No obstante, en la actualidad se encuentran extintos en muchos países, debido a los conflictos con la especie humana, que terminó por erradicar muchas poblaciones de estos magníficos animales. Hoy en día, las poblaciones más sanas de estos osos se encuentran en Estados unidos, Rusia y Canadá.
    Los osos pardos en varias zonas de su distribución comparten el hábitat con otras especies de osos, como el oso negro (Ursus americanus) y el oso negro asiático (Ursus tibethanus). Adicionalmente, las poblaciones que se encuentran en las zonas boreales pueden entrar en contacto con los osos polares (Ursus maritimus). Aunque son animales omnívoros, algunas poblaciones son más carnívoras que otras, debido a la presencia de un mayor número de ungulados en ciertas regiones. Otras poblaciones, principalmente las costeras, dependen en gran medida de los salmones migratorios para almacenar energía para sobrevivir al invierno. Los osos pardos tienden a hibernar en madrigueras para evitar el mal clima y las condiciones extremas durante el invierno. En este período, los osos pardos pueden perder más de la mitad de su peso, ya que dependen de sus reservas de grasa para nutrirse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.