Vaca marina de Steller, Hydrodamalis gigas, el más grande de los sirénido

Vaca marina de Steller, Hydrodamalis gigas

La vaca marina de Steller, es un mamífero ya extinguido agrupado en la familia Dugongidae. Forma parte de la orden de los sirénidos, igual que los dugongos y los manatíes. Se denomina científicamente Hydrodamalis gigas. Georg Wilhelm Steller, un médico que viajaba en una expedición rusa, lo halló y describió por vez primera en 1741.

Su informe hizo que los zoólogos del mundo tuvieran mucho interés en estos animales. Casi todo lo que hoy se conoce acerca de la biología de la vaca marina de Steller se debe a los datos proporcionados por este médico. Con su aparición, desafortunadamente cazadores de focas y balleneros vieron la ocasión para un negocio lucrativo. Por años, Hydrodamalis gigas fue presa de la caza indiscriminada y debido a esto, a tan solo 27 años tras su descubrimiento, se extinguió para siempre.

Características de la vaca marina de Steller

Estos animales fueron herbívoros acuáticos con cuerpos hidrodinámicos. En su proceso evolutivo, las patas delanteras se fueron transformando en aletas, además, las patas posteriores desaparecieron quedando reducidas a rastros óseos que no se observan a simple vista. No tenían glándulas sudoríparas ni aleta dorsal.

Hydrodamalis gigas es el más grande de los sirenios conocidos hasta hoy. Este gran mamífero extinto tenía hasta 9 m de longitud y llegaba a pesar de 4-10 toneladas. Estaba muy vinculado biológicamente con el Dugong dugon, habitante del Pacífico y de las áreas costeras del Océano Índico. Tenía una piel negra, áspera y dura como la corteza de los árboles.

Poseía una pequeña cabeza, si se comparaba con el resto del cuerpo. Carecía de dientes, solo tenía unas placas córneas, lo que constituía un rasgo muy extraño en un mamífero marino. El cuello era corto y una gruesa capa de grasa de 7-10 cm de espesor recubría su cuerpo. Este depósito de grasa lo usaba de reserva para pasar el invierno. Tenía una cola plana y un par de aletas pectorales.

¿Dónde vivía?

Este enorme mamífero vivía en la costa de las islas Comandante (Mar de Bering). Se cree que su evolución duró 60 millones de años. En algún momento durante el Pleistoceno su distribución se desarrolló favorablemente. En el período de las grandes glaciaciones se expandió desde la costa del Mar de Japón hasta California. Cuando los grandes hielos retrocedieron, el hábitat de Hydrodamalis gigas fue disminuyendo hasta ocupar solo el Estrecho de Bering, donde fue descubierta en 1741 por un barco que naufragó por esa zona.

Alimentación de la vaca marina de Steller

La vaca marina de Steller se alimentaba de plantas marinas y gran variedad de algas.

Reproducción de Hydrodamalis gigas

Se cree que eran monógamos y las hembras podían tener a sus crías en cualquier temporada del año. Los nacimientos eran más comunes en otoño. La cría crecía bajo la protección de ambos padres.

Hábitos

La vaca marina de Steller es el único sirénido que habitó en aguas frías y tenía una personalidad muy mansa, a tal punto que matarlo resultaba sumamente fácil. Eran seres sociales que formaban grupos compuestos por machos, hembras y sus crías. Podían bucear por cinco minutos en aguas poco profundas y, en ocasiones, se podían observar cerca de la orilla.

Su carne, grasa y piel fueron la causa de su extinción, ya que eran muy demandadas por su calidad y buen sabor. El sabor de su carne era muy parecido a la del buey, según algunos testimonios de la época, y su grasa fue descrita como lo más parecido a la mantequilla holandesa de primera calidad. La piel de este mamíferos era increíblemente resistente y se usaba para hacer calzado y como forro para los cascos de los buques.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *